Todos los bebés de Filadelfia deberían tener la misma oportunidad de crecer y convertirse en niños sanos y adultos productivos sin importar dónde vivan en la ciudad. Trágicamente, esto no es cierto cuando se trata de intoxicación infantil por plomo. La mayoría de los niños se envenenan con pintura a base de plomo en sus casas antiguas, y la mayoría (62%) se envenenan en una propiedad de alquiler. Durante cientos de años, se ha sabido que el plomo es una neurotoxina y un peligro para el medio ambiente, sin embargo, el plomo no se prohibió para uso residencial en los Estados Unidos hasta 1978. En Filadelfia, casi el 90% del parque de viviendas se construyó antes de 1978. Aunque la Ciudad de Filadelfia ha avanzado en la reducción de las tasas de intoxicación infantil por plomo y recientemente ha tomado medidas para aumentar las medidas de prevención primaria y secundaria, todavía hay demasiados niños envenenados cada año. Para garantizar que más niños estén protegidos de lesiones graves por envenenamiento por plomo, debemos modificar la Ley de divulgación de pintura con plomo para incluir todas las unidades de alquiler anteriores a 1978.